Las Jornadas Educativas Andolina, ya en su IV edición, suponen un referente en la materia.

En las I Jornadas Andolina, cuya reflexión se centró en la educación y la crianza, contamos con las experiencias de ponentes de gran reconocimiento como Carles Parellada, Silvia Palou y la Fundación Laura Luna que nos hablaron del trabajo en equipo y de la relación familia-escuela desde la perspectiva de la pedagogía sistémica, del desarrollo emocional de la primera infancia y del acompañamiento respetuoso con los procesos de vida…

En las II Jornadas Andolina, tratamos de buscar la conexión con nuestra propia persona y nuestro entorno a través de las experiencias de Heike Freire (psicóloga, filósofa, especialista en infancia y educación, periodista y escritora) que nos habló del beneficio del contacto con la Naturaleza en el desarrollo infantil y de Isabel Fuster Rapezza (psicóloga y psicoterapeuta sistémica con formación jungiana, humanista y en análisis transaccional) que facilitó un taller orientado a reforzar el rol apropiado para los padres y madres, para educar desde el lugar que nos corresponde.

Las III Jornadas Andolina se ocuparon de otra forma de mirar la educación y contamos para ello con Xavier Gimeno, que nos enseñó a desaprender para volver a aprender, con Ángeles Villaverde que nos habló de la familia, la escuela y la comunidad como contextos que ejercen influencias importantes en el desarrollo psicológico de las niñas y los niños, asimismo Gema Cotallo y Lorena Lofiego de La Violeta, nos acercaron lo que ya es una realidad en algunas Universidades que apuestan en su formación por una manera más respetuosa de acompañar a la infancia; Susanna Soler del Instituto Montgros, expuso los nuevos parámetros de la Educación Activa, y Lucía Arias de LABoral Centro de Arte expuso su visión sobre el cambio de roles en el aula, el alumnado como dueño del proceso de aprendizaje. Finalmente, Belén Köhler de Universal Mandala y Julian Lubiano y María Flamarique de Tximeleta cerraron la programación de estas Jornadas compartiendo su experiencia como familias que autogestionan una escuela libre.

Con estos precedentes, resulta complejo pero motivador buscar el foco sobre el que gire esta nueva edición de las Jornadas Andolina; es por ello que, tras un extenso debate fruto de la evolución natural de nuestro proyecto, el tema principal de estas IV Jornadas Andolina será la CONFIANZA.

Abriremos la "Mirada Exterior" en relación con los factores socioculturales, históricos, políticos, ideológicos y económicos… que dificultan (mucho, algunas veces) la creación, desarrollo y mantenimiento de un proyecto de Educación Crítica. Es como si estos proyectos existiéramos “fuera”, o “a pesar”, del sistema entendido como válido. Al mismo tiempo, atenderemos la “Mirada Interior” para ver aquello que es nuestro y que obstaculiza el fluir de la confianza necesaria para vivir los procesos colectivos de una escuela muy participativa en todos los sentidos, una escuela formada por adultos (madres, padres, profesorado) y niños y niñas que son piezas de un puzzle, cada una tan única e importante como la de al lado.

Como responsables de familias intuimos que una forma libre de educación es buena para nuestros y nuestras menores pero en este día a día tan condicionado por presiones diversas (nuestra propia escolarización y crianza, la familia, este mundo veloz, feroz y competitivo que no perdona...) es realmente complicado que confiemos “ciegamente”, que sintamos y entendamos los aprendizajes necesarios y valiosos que se dan cuando los niños y las niñas pasan muchas horas subiendo y bajando de los árboles o cuando crean su propia producción plástica libre.

Pensamos que, en ocasiones, la inestabilidad de los proyectos educativos alternativos es consecuencia de desencuentros en el seno de la propia escuela cuando surgen los miedos pedagógicos, de método, de didáctica... las familias dudan de si sus hijos e hijas aprenden los aspectos académicos “necesarios”, los contenidos que arbitrariamente son exigidos en el currículum oficial, familias que se cuestionan sus propias expectativas en relación a lo que pasará cuando ya en la adolescencia lleguen a la Educación Secundaria Obligatoria…

Con el actual panorama social, se hace complejo crear y mantener proyectos educativos que impliquen compromisos a largo plazo. En una sociedad a caballo entre la "modernidad" y la "postmodernidad", donde la globalización neoliberal y el consumismo salvaje nos apuran a pasar a la acción sin dilación, se hace más necesario que nunca apoyar y crear proyectos cooperativos que nos ayuden a buscar herramientas para no caer en un feroz individualismo. Esto que Zygmunt Bauman (2007) conceptualiza en la expresión " tiempos líquidos" con sus " vidas líquidas", unas vidas llenas de incertidumbre obligadas a cambiar constantemente antes de crecer y madurar los proyectos vitales que un dìa comenzamos.

Esperamos que estas IV Jornadas Andolina sean la expresión de esa necesidad que tantas y tantos compartimos de desmantelar los dictámenes impuestos por “lo establecido”, de mantener actitudes críticas ante los contenidos curriculares que nos vienen dados, de crear escuelas que no reproduzcan el actual sistema mercantilista, de generar espacios para la infancia donde lo esencial sea el desarrollo del Ser en un ambiente amoroso y seguro, donde el fin sea la plenitud individual y colectiva...


Debes haber iniciado sesión para añadir gadgets que sólo puedes ver tú.